11 diciembre 2017

Puerta de Atarazana. Málaga


Pequeña historia de una gran puerta: la puerta de Atarazanas, de Málaga

Posted by 

Miguel Bueno Jiménez, «Piedra»
Se acercaba el año de gracia de 1362 cuando Mohamed V, que había sido rey de Granada, abandona su exilio en Fez en la corte de su amigo el sultán mariní Abú Salim, y vuelve a Málaga para reconquistar el trono nazarí.
En esas, muere su amigo Abú Salim y no tiene más remedio que aliarse con Pedro I de Castilla para derrocar al usurpador, su cuñado Mohamed VI, llamado el rey Bermejo.
Con las tropas de Ronda y Málaga y las cristianas de Pedro I, vence en la batalla de Guadix al rey Bermejo y, después de algunos avatares, consigue recuperar el trono en la primavera de 1362.
IMG_2611.jpg
Su segundo reinado serán 30 años de esplendor para Granada, donde embellece la Alhambra, construyendo el palacio del patio de los Leones, pero no olvida el apoyo de Málaga, restaurando la muralla fenicio-romana y levantando la bella puerta a las Atarazanas que hoy disfrutamos. Aún se conserva en la portada su escudo con la leyenda «Sólo Dios es vencedor, ensalzado sea».
Las Atarazanas que, según Münzer, en 1492 tenía seis arcos abiertos para fondear barcos, mantiene su labor de taller de navíos hasta finales del XV cuando, según se recoge en las crónicas de Hernado del Pulgar, el edificio aún se situaba junto al mar. A partir del siglo XVI, la deforestación de la cuenca del Guadalmedina hace retroceder la línea de costa por los aportes de arena del río y se pierde la función de azzanas («casa de fabricación de navíos»), quedando las Atarazanas reconvertidas en almacén y mucho más tarde, después de variados usos, en mercado.
El 9 de Septiembre de 1979, la puerta de Atarazanas es declarada monumento histórico-artístico.
IMG_2592.jpg
Vidriera de la puerta de las Atarazanas (Foto: Miguel Bueno Jiménez)

02 diciembre 2017

Morfologia glaciar y periglaciar en S.,Almijara. Nerja


Morfología glaciar y periglaciar en la Sierra de Almijara de Nerja, Málaga

Posted by 
Arista glaciar de La Cadena-Piedra Sillada. Sierra de Almijara. Málaga- Granada.
Fotografía de Fernando Arce Vera.

Piedra (Miguel Bueno Jiménez)
«Recorrer un valle glaciar, bordear una arista o escalar un pico piramidal parece una oferta excluyente de la Costa del Sol, sin embargo, esa es la propuesta real que presentamos en la ruta del Almendrón».
pg2.jpg
Pico piramidal del Tajo Almendrón en su arista norte. Al fondo, el valle periglaciar de la Coladilla y la costa nerjeña. Los picos piramidales reciben nombre apropiados a su forma: Cervino, Horn, Cuerno (Alpes), Cornión (Asturias). Almendrón (Nerja). Todos picos piramidales.
Fotografía de Fernando Arce.
Durante los periodos fríos del cuaternario, el anticiclón polar localizado sobre las Islas Británicas dirigía las corrientes frías hacia las costas atlánticas de la península Ibérica. La corriente del Golfo (Gulf Stream) desviada hacia el sur, bañaba las Islas Canarias protegiendo los bosques de laurisilva. La tundra extendida por la península permitió la llegada de especies árticas al sur de España y muchas de ellas (Ranunculus glacialis, etc.) han encontrado refugio en Sierra Nevada.
Las borrascas formadas en el golfo de Cádiz descargaban sobre las sierras costeras de las Béticas y, en las zonas protegidas de los vientos del oeste, se acumulaba la nieve originando cortos glaciares de abrigo que, en el caso del barranco de los Cazadores, muy protegido y de gran pendiente, descendía hasta los 700m de altitud.
pg3.jpg
El Tajo el Sol recibe su nombre por ser el último que ilumina el sol en los atardeceres de Nerja, en toda la Sierra de Almijara. Desde el pueblo aparece encendido.
El perfil transversal en «U», con netas hombreras y valles laterales colgados y el longitudinal con zonas de sobreexcavación muy patentes, determinan una morfología glaciar hoy retocada por la incisión de una estrecha garganta fluvial.
Los «derrubios ordenados» periglaciares a 350m confirman que el hielo durante los periodos fríos cubría la zona costera gran parte del año.
pg4.jpg
Curso alto del río Chíllar, desde Piedra Sillada. En la orilla oeste, restos de perfiles de valle en U glaciar, al pie de los tajos el Sol y Almendrón. En la orilla este, relieve en cuesta periglaciar. Fotografía Fernando Arce.
Anteriormente, en 1990, publicamos en las Actas de la I Reunión Nacional de Geomorfología en Teruel el siguiente trabajo: Apuntes Geomorfológicos en Sierra Almijara. Cordilleras Béticas. Propuesta de Morfología Glaciar. En él, hacíamos un estudio detallado de las cuencas del río Chíllar y del Barranco de Maro-Coladilla-Cazadores poniendo de manifiesto su morfología glaciar y periglaciar. Trabajo que volvimos a publicar en Paisaje y Educación II. Miguel Bueno. Editorial Santa Rita. Granada 1991 ISBN 84-7170-110-3.
Hasta 2002 no se publican los trabajos sobre paleotemperaturas del mar de Alborán, el estudio de las alquenonas y las tasas de sedimentación del núcleo de sedimento MD95-2043, donde pusieron de manifiesto que la superficie del mar de Alborán se congelaba en los periodos fríos cuaternarios.
Desde ese momento, mi afirmación de que «los “derrubios ordenados” periglaciares a 350m confirman que el hielo durante los periodos fríos cubría la zona costera gran parte del año» tenía que haber dejado de ser escandalosa y darse por admitida. Lo cierto es que, 26 años después de la publicación de mis trabajos de la Sierra de Almijara, aún no es recogido por la dirección del Parque Natural Sierra de Tejeda, Almijara y Alhama.
Solo me queda invitar a los escépticos, que visiten Chamonix (Francia). Que se pateen Asturias, desde los depósitos periglaciares en la misma playa de San Antolín (Llanes) a los 2.650m de Torrecerredo, con sus morrenas glaciares recientes, en los Picos de Europa. Se empaparán de morfología glaciar y periglaciar. Después, suban a las cumbres de Almijara, lentamente, paso a paso, por el Barranco de los Cazadores, mirando a la derecha el Tajo la Mesa y los valles colgados. Los tajos subverticales impresionantes a la izquierda y, de vez en cuando, vuelvan la mirada hacia atrás, por ejemplo, desde los altos del Tajo Perruchino verán perfiles glaciares en U, hendidos por una pequeña garganta fluvial.
pg5.jpg
Picos Almendrón y Tajo el Sol, invierno. En la vertiente oeste del Almendrón, posterior relieve periglaciar «en cuesta», favorecido por los procesos de gelifracción a favor de la estratificación.
Asciendan el pico piramidal del Almendrón, por su arista norte, mirando al río Chíllar 1000m más abajo, con unos tajos casi verticales. Sigan al Tajo el Sol, para llegar a dormir en el puerto de Las Ventosillas, cerca de su fuente, después de hacer cumbre en Navachica.
Al día siguiente, pongan rumbo oeste por Piedra Sillada y La Cadena, hasta El Cuervo. Al pasar por la arista glaciar, no pierdan la calma, tiene salida. Pueden admirar el espectacular circo glaciar del Chíllar y los restos de valles glaciares al pie del Tajo el Sol y el Almendrón. En la orilla oeste del río, un relieve periglaciar «en cuesta», en este caso, la gelifracción, con los estratos paralelos a la pendiente, ha facilitado la erosión y se perdió el relieve preexistente.
pg7.JPG
Curso medio del río Chíllar, con restos de los perfiles de su antiguo valle periglaciar, a semejanza del paralelo valle de la Coladilla, mucho mejor conservado.
En el camino desde la Cuesta de los Galgos a la fuente del Esparto, observen el impresionante valle periglaciar de la Coladilla, un valle «en cuna», hendido en la actualidad por la garganta fluvial de la Coladilla. Sin circulación superficial, al estar elevado sobre el vecino valle del Chíllar, quedó en un valle ciego. Antes, si quieren, pueden echar una última mirada al valle del río Chíllar y comprobar los restos de perfiles periglaciares, en la orilla de poniente de su curso medio.
Hemos añadido a la relación fotográfica, las de la gran dolina al pie de la Cuesta del Cielo. En toda la bibliografía anterior se da por presupuesto que Almijara no tiene formaciones cársticas superficiales, excepto los cañones (Cahorros) y el lapiaz de sus mármoles.
pg8.JPG
Valle glaciar de los Cazadores, resto del perfil en U en la orilla este. Al oeste, relieve en cuesta periglaciar, facilitado al ser la estratificación paralela a la superficie. Sierra de Almijara, Nerja.
Comprendemos que sea difícil romper algunos paradigmas en ciencias geológicas:
1.- Proponer una morfología glaciar sobre los 1000m de altitud.
2.- Tan meridional, a 8km de la costa mediterránea de Nerja 36º 44’ 49’’ N 3º 52’ 44’’ O / 36. 7496, -3.876. Costa del Sol. Andalucía. España.
3.- Indicar su posible origen en una crisis resistática anterior al último máximo glaciar, que lo que hizo fue borrar los relieves glaciares de mayor altitud por la acción del periglaciarismo.
Hace más de 30 años de nuestros primeros trabajos en la zona hechos públicos en 1990 en las Actas de la I Reunión Nacional de Geomorfología en Teruel. Desde entonces, la única explicación para negar nuestra hipótesis es la muy acientífica de que «nadie lo ha dicho anteriormente».
pg9
Valle en cuna de fondo plano, periglaciar de la Coladilla, hendido por la posterior garganta fluvial, hoy sin actividad al quedar el valle sin circulación superficial. Toda la circulación es subterránea cárstica, lo podemos considerar un valle «ciego».
Nota: Durante los primeros años de Internet se podía acceder libremente a las publicaciones científicas de todas las universidades del mundo. Hoy eso es imposible, las editoriales controlan todas las publicaciones y el acceso para un particular es de precio tan elevado que no es posible hacerlo. Ya sabemos que es difícil luchar contra el monopolio de la Universidad de Oxford y otras de la misma compaña, pero bien podía la Junta de Andalucía desviar algo de las subvenciones a fiestas y procesiones para dedicarlo a permitir el libre acceso desde Andalucía, sería muy rentable. Muchos investigadores podríamos trabajar desde nuestras casas andaluzas y se podría reducir el abismo cada día mayor entre la Europa desarrollada y las regiones marginales.

Glosario:
Alquenona: molécula orgánica del grupo de las cetonas presentes en las algas del plancton Prymnesiophyceae que resisten la diagénesis y mantienen su estructura hasta 110 millones de años en los fangos oceánicos, permitiendo su uso como biomarcadores de la temperatura del agua superficial de invierno o verano en el momento de su formación en el mar.
MD95-2043: Sondeo realizado en el fondo marino entre Motril y Nerja para el estudio de la paleotemperatura de la superficie del mar en el Pleistoceno y Holoceno (Cuaternario).

pg10
Valle en cuna, periglaciar de la Coladilla.
pg11
Gran dolina al pie de la Cuesta del Cielo. Esperando que los espeleólogos investiguen su caverna.
4250miguelbueno.JPG
Un primer plano de la gran dolina en embudo. Normalmente este tipo de dolina presenta comunicación con la sima por el embudo.
pg12
Cubeta glaciar del curso medio-alto del barranco de los Cazadores en Nerja. Foto obtenida de googleearth por Miguel Bueno.
pg13
Cubeta glaciar en el actual río Verde, sierra de Cázulas, Almuñécar -Otiva, Granada.
IMG_2575 (1)
Cubeta glaciar de Perruchino en el actual barranco de Los Cazadores. Sierra Almijara. Nerja. Andalucía.
IMG_2576 (1)
Cubeta glaciar en el actual río Verde. Sierra de Cázulas. Otivar, Granada.

20 octubre 2017

Playa de Las Catedrales. Ribadeo.

-->
Playa de las Catedrales. Minas de oro romanas. Geología.

A mi amigo Carlos que nos llevó a ver  As Catedrais.

Aunque 450 millones de años da para mucho, intentaremos dar unas breves pinceladas de la historia geológica de las minas de oro de Las Catedrales, Ribadeo. Galicia.
Hace 444 millones de años, las tierras de Ribadeo se localizaban en el hemisferio Sur, en el gran continente de Gondwana .
Durante este periodo Ordovícico de la era Paleozoica, la zona soportó una gran glaciación y en los lagos, los aportes fluvio-glaciares depositaban las “varvas” en capas gruesas de arenas en verano y finas capas de arcilla en invierno, ya con las aguas congeladas y sin aportes de terrígenos al lago.
Durante la orogenia Hercínica, el metamorfismo de baja intensidad, transforma las arenas en cuarcitas y las arcillas en pizarras (filitas) y los fluidos hidrotermales rellenan filones y lacolitos (lentejones o boudinage) con cuarzo, que llevan asociados arsenopiritas enriquecidas en oro, con una ley de 0,2 gramos por tonelada de roca.

Gondwana se reúne con otras tierras para formar una gran Pangea, que posteriormente se desmembrará de nuevo y nuestro primitivo Ribadeo se traslada al hemisferio norte.
En el Mezozoico (era secundaria 251-65 millones de años), toda la actual Galicia queda arrasada por la erosión, apareciendo el zócalo granítico, menos en algunos lugares como nuestro Ribadeo, donde se conservan las cuarcitas y pizarras ordovícicas.
En el Cenozoico, era terciaria, la tectónica alpina vuelve a levantar la zona con altitudes sobre los 1.000 m., sierra de Mondigo (569 m. ) y una rasa o plataforma de abrasión submarina elevada 30-40 m. , con las últimas pulsaciones alpinas, al pie de los escarpes tectónicos de la sierra.
Al pie de la rasa, se formará un acantilado antes de que el mar se retire unos 100 m. en vertical, coincidiendo  ya en el pleistoceno, con nuevas glaciaciones, la última hace 10,000 años.
Hace unos 2.000 años aparecen los romanos por la zona, que vienen realizando una detallada prospección geológica para localizar los yacimientos primarios de oro en todo el noroeste  peninsular y encuentran el paleoacantilado retirado del mar, por lo que no les entorpece su trabajo.
Los “placeres” (yacimientos secundarios) tienen una ley de 0,03 gramos por toneladas (Médulas de León) y el yacimiento primario puede alcanzar los  0,2 gramos tonelada. Van bateando río arriba, hasta descubrir el origen del oro, cuando el bateo da mayor rendimiento.

Nuestro yacimiento de las Playas de las Catedrales se explota por el sistema de “arrugia” , desmantelar las rocas por la fuerza hidráulica, recogida en grandes depósitos, rellenados mediante canales de captación, cuya agua,  se dejara caer sobre el yacimiento previamente preparado.
También usaron galerías de prospección, “tenargi” como tendremos ocasión de ver en el material fotográfico anejo.
El material arrastrado se encauza, se desecha el estéril y la mena se prepara para ser triturada y posteriormente por decantación separar el oro que tiene gran densidad 19,3 g/cm3.
La mano de obra era muy económica, no eran esclavos que habría que mantener. Las grandes empresas estatales usaban a los vecinos de la zona, obligados a tributar con su trabajo y buscarse ellos mismos el sustento.
Aunque es cierto que algunas “furnas” o “covas mariñas” (grutas) se han originados por erosión marina, siguiendo las zonas de mayor debilidad fracturadas tectónicamente, el gran paisaje de As Catedrais es de origen humano.
En las cuarcitas no se producen los grandes “bufaderos” que si son posibles en las calizas. Para más inri, si la galería marina a desplomar es longitudinal no se puede formar una chimenea perfectamente circular y además repetida varias veces. Los romanos seguían los filones  y lacolitos  de cuarzo auríferos para su explotación.
Las galerías,  son perfectamente regulares, sin la terminación en fondo de saco que tendrían de ser naturales.
Existen galerías, “tenargi” paralelas a la línea de costa, protegidas de la acción del mar por murallones intercalados, y a un nivel superior al alcanzado por la marea alta, que no tienen otra explicación que no sea la de restos de las explotaciones romanas.
En la misma zona se han localizados restos arqueológicos romanos, e incluso los canales para llevar el agua a las explotación.
Por todo cual deducimos que la gran espectacularidad de As Catedrais es “obra de romanos”.

Bibliografía:  F. Javier Sánchez-Palencia et alt.  La zona minera de Pino del Oro (Zamora). Junta de Castilla y León. 2010

Miguel Bueno
miguelbueno.blogspot.com

Foto 1.- Diaclasas en las cuarcitas Ordovícicas, en la misma pared del acantilado. Muestra la resistencia  a la erosión y el desmantelamiento siguiendo los niveles de pizarras.

Foto 2.- Intricadas red de galerías posteriormente retocadas por las acción del mar.

3.- Galería paralela a la costa tallada en las cuarcitas.

4.- Suelos protegidos por la vegetación.

5.- Surgencia cerca de la superficie. Indica la ausencia de circulación subterránea en las cuarcitas-pizarras.

6.- Arco que bien pudo iniciarse por la presencia de una galería.

7.- Boudinage (lentejón) o pequeño lacolito de cuarzo aurífero en las pizarras Ordovícicas.

8.- Varvas lacustres de origen fluvio-glaciar. Glaciación del Ordovícico, 444 millones de años.

9.- Galería de explotación minera por encima del nivel de la actual pleamar, paralela a la costa y protegida de la acción directa del mar por la propia pared del acantilado.

10.- Diaclasas en las cuarcitas, sin apenas indicios de erosión.
Fotografías de Miguel Bueno .


Diaclasas en las cuarcitas ordovícicas, en la misma pared del acantilado. Muestra la resistencia a la erosion de las cuarcitas y el desmantelamiento siguiendo los niveles de pizarras.



Intricadas red de galerias de explotación minera, posteriormente retocadas por la acción del mar.


Suelos protegidos de la erosión por la vegetación.


Galería de explotación minera paralela a la linea de costa, tallada en las cuarcitas y protegida de la acción directa del oleaje.


Surgencia cerca del suelo de la capa freática en la zona superficial alterada. Indica la ausencia de circulación subterranea en las cuarcitas-pizarras a diferencia de las calizas, donde si se pueden desplomar las galerias originando dolinas y bufones.


Arco que bien pudo iniciarse por la presencia de una galería.


Boudinage (lentejón) o pequeño lacolito de cuarzo aurífero en las pizarras ordovícicas.


Varvas lacustres de origen fluvio-glaciar. Glaciación del Ordovícico, 444 millones de años.


Galería de explotación minera por encima del nivel actual de la pleamar, paralela a la linea de costa y protegida de la acción directa delmar por la propia pared del acantilado.


Diaclasas en las varvas de cuarcitas y pizarras, sin apenas indicios de erosión, en la misma pared del acantilado frente al mar.